Experiencias

 

Siempre me habían acompañado los dolores de espalda y como no me llevo bien con el drama, encontré un buen paliativo, nadar 2 o 3 veces por semana y así lo hice por años hasta olvidarme de los dolores pues no permitía que mi espalda se tensara lo suficiente para que me doliera. Hasta que me cansé del cloro, las piscinas y el secador de pelo.
Conocí a Andi y con su energía maravillosa me ofreció una sesión individual de Feldenkrais y es entonces cuando conocí la verdadera solución. Aprendí a no tensar mi espalda, mejorando mi postura corporal y mi forma de andar. Suena increíble pero es así. Ya no tengo que nadar, ahora nado o hago pilates por gusto no por necesidad. Así que por supuesto que recomiendo este método a todo el mundo y a Andi como una excelente psicoterapeuta y ser humano pues te acompaña en el proceso con una dulzura y respeto francamente delicioso. Gracias Andi!

Luisa (Salamanca)

 

"Respeto, acogimiento, calidez... Son las palabras que me vienen a la cabeza y que me tocan el corazón al recordar mi trabajo con Andikona. Cuando buscamos a alguien que nos ayude es porque estamos pasando por un momento delicado. Y encontrar apoyo, luz y calor me permitieron enfrentarme a "mis fantasmas" sabiendo que una mano amiga me sostenía y velaba por mí. Muchos recursos diferentes, rutas alternativas que se acomodaban a mí como un guante y una claridad de la situación que hicieron que el trabajo pesado no recayera solo sobre mí y me permitieron respirar hondo y buscar la salida.

Gracias Andi"

Marta (Galicia)

 

"He descubierto este método de desarrollo personal, tanto mental como físico, a través de Andikona y las clase de Feldenkrais® del Programa de Bienestar a través del Movimiento. A veces salgo de alguna sesión como si mi cuerpo fuera de otro ya que no lo reconozco; desde sentarse a andar, son sensaciones nuevas que experimentas con placer. Se abre la posibilidad de moverme eficientemente, como los felinos que siempre he admirado. Aprender a conocer mi organismo y manejarlo, mi respiración, mi mente, tranquilizarme y escuchar, más aún si cabe, mi cuerpo.

Todo esto ha repercutido en mi vida cotidiana y sobre todo a la hora de practicar deportes, más que en ninguno en la escalada y el tiro con arco, en que la mente y el cuerpo tienen que ser un todo para poder ir más allá, llegar a fluir con cada flecha y subir por sitios que no te hubieras creído capaz; hace realidad la afirmación de que la fuerza no reside en nuestro cuerpo sino en nuestro espíritu.

Descubrimientos que espero seguir disfrutando cada día con la ayuda de esta profesional a mi lado."

Eduardo (Salamanca)

 

"Hace unas semanas acudí al centro de Andikona por una serie de problemas de sueños que me estaban afectando en mi vida diaria y personal. Bien, para quien haya acudido alguna vez a un psicólogo, debería olvidar todo lo que ha visto. El sistema que utiliza Andi es totalmente distinto. En primer lugar no hay barreras, la sesión es en un salón, con sofás y no hay mesas ni esa sensación de médico-paciente que muchas veces nos hace sentirnos inferiores. Por otro lado en este centro se presta mucha atención a la conexión que existe entre cuerpo-mente, por lo que no se trata de una sesión en la que simplemente se habla, sino que se aprende a liberar los pesos de manera activa, mediante respiración, ejercicios, movimientos. Sinceramente a mi me ha venido muy bien y he notado mejoría desde la primera sesión. Si en alguna ocasión tuviese que volver a un psicólogo no lo dudaría ni un momento aunque tenga que recorrer 400 kilómetros que es la distancia que me separa de esta profesional..."

Raúl (Bizkaia)

 

"La verdad es que piensas que lo controlas todo, pero no es así. De eso me di cuenta cuando participé en mi primera clase de Feldenkrais® en el programa Bienestar a través del Movimiento. Realmente a partir de lo fisico, de lo corporal, te das cuenta, que al final quien está detras, es la mente, tu mente. Piensas que no puedes, pero en realidad, claro que puedes. Si eso mismo lo extrapolas a tu vida, realmente, puedes hacer aquello que te propones, si a tu mente la alimentas de mensajes positivos, al final tu cuerpo se mueve hacia esos mensajes. 
La experiencia me sirvió para darme cuenta que somos lo que hacemos y lo que pensamos primero. El cuerpo y la mente estan intrínsicamente unidos. La voz de Andi, me transportaba y me animaba a seguir, a continuar, a equivocarme. Se lo recomiendo a todo aquel que quiera avanzar en su vida, o cambiarla"
Elena (Salamanca) 

Regála(te) Tiempo
Regála(te) Tiempo